Los orígenes del uso de la marihuana: descubren que en el siglo I antes de Cristo ya se fumaba cannabis

Fuente: Clarin.com
Nota por: Vanesa López
 
Es por el hallazgo de restos con gran cantidad de THC en 8 braseros de madera. Los detalles. Fumar cannabis es una tradición antigua. Mucho más de lo que imaginamos. Un grupo de científicos acaba de revelar que en China ya lo hacían al menos 2.500 años atrás y con una gran cantidad de THC, el agente psicoactivo más potente en la planta. 
 
La investigación fue realizada por un equipo internacional, con miembros de la Academia China de las Ciencias, la Academia China de Ciencias Sociales y el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana ubicado en Jena, Alemania.
 
tumba-del-cementerio-jirzankal
 
Los científicos analizaron diez braseros funerarios de madera que contenían piedras que habían sido quemadas. Estos braseros fueron recientemente exhumados de ocho tumbas que datan de unos 2.500 años atrás y que estaban en el cementerio Jirzankal de la cordillera de Pamir, en lo que hoy es el oeste de China.
 
Tras hacer un análisis de los residuos químicos de los braseros, obtuvieron algunas de las primeras evidencias del consumo de cannabis
 
Sospecharon que los braseros podían tener una función ritual específica. Para investigarlo, extrajeron material orgánico de los fragmentos de madera y quemaron las piedras. Luego, usaron un método llamado cromatografía de gases/espectrometría de masas (GC/MS) para aislar e identificar compuestos conservados en los braseros.
 
Para su sorpresa, el resultado demostró una coincidencia exacta con la forma química del cannabis. Además, indicó que tenían un nivel alto de tetrahidrocannabinol (THC), el agente psicoactivo más potente en la planta.
 
Aún no está claro si las personas enterradas en Jirzankal cultivaron cannabis de forma activa o simplemente buscaron las plantas que producían mayor cantidad de THC.
 
Según los científicos, las plantas eran quemadas en rituales que conmemoraban a los muertos. Posiblemente se fumaba durante las ceremonias de entierro, tal vez como una forma de comunicarse con lo divino o con la muerte, dijeron los autores.
 
“El funeral es un ritual importante para las personas antiguas”, dijo Meng Ren, uno de los principales autores del estudio y graduado en la Academia de Ciencias de la Universidad China.
 
 
“Es muy emocionante para nosotros ver los cannabinoides detectados en estos braseros. Nuestros hallazgos han hecho grandes contribuciones para explorar prácticas rituales y conceptos espirituales del pasado", agregó Ren en un comunicado al que accedió Clarín.
 
No está claro si el cannabis también tuvo otros usos en la sociedad, aunque parece probable que la capacidad de la planta para tratar una variedad de enfermedades y síntomas haya sido reconocida desde el principio.
 
Los hallazgos corroboran otras evidencias tempranas de cannabis en enterramientos más al norte, en la región china de Xinjiang y en las montañas de Altai en Rusia.
 
Como señala Nicole Boivin, directora del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, “los hallazgos respaldan la idea de que las plantas de cannabis se utilizaron por primera vez para sus compuestos psicoactivos en las regiones montañosas del este de Asia Central, luego se extendieron a otras regiones del mundo".
 
Los científicos consideran que el cannabis probablemente se haya diseminado a través de rutas de intercambio, a lo largo de la antigua Ruta de la Seda, que en ciertos momentos del pasado fue la más importante para la difusión cultural en el mundo antiguo.
 
 
El cannabis es una de las plantas cultivadas más antiguas en el este de Asia. Se cultivó por sus semillas aceitosas y por su fibra desde al menos el año 4000 aC. Es, también, una de las drogas psicoactivas más usadas en el mundo hoy en día.
 
Sin embargo, hay poca evidencia arqueológica o histórica sobre su uso temprano y el eventual cultivo de la planta por sus propiedades psicoactivas y medicinales. La mayor evidencia que había proviene de registros escritos, cuya confiabilidad fue cuestionada por los historiadores. 
 
Hasta la fecha, había pocos ejemplos confiables, bien identificados y bien fechados del uso temprano del cannabis. Los resultados de esta investigación son, por la tanto, la evidencia clara más antigua que hoy tenemos del uso de cannabis por sus propiedades psicoactivas.
 
DD