Nuna Malta, el gran brote del reggae cordobés

Nuna Malta

Entrevista por Santiago Herrera / santiago@pelagatos.com.ar

Córdoba es ciudades dentro de una ciudad, es territorio fértil al pie de la montaña que ha visto pasar a lo largo del tiempo épocas de oro, revoluciones y tristezas. Córdoba tiene múltiples caras: la Córdoba de las campanas, la Jesuita, la de las revueltas estudiantiles, corazón industrial de la Argentina, la Córdoba docta, la Córdoba cuna de revoluciones. A Córdoba no le hace falta un puerto para ser cosmopolita y diversa. Córdoba nunca fue, ni será blanca o negra, está llena de matices y en cada uno de sus rincones crecen espíritus y personalidades que hacen única esta tierra. A Córdoba la maltratan devastándola, queriendo pavimentarla todo el tiempo, pero su naturaleza se rehúsa floreciendo en cada rincón. Córdoba brota cada vez en su juventud y batalla desde las trincheras del arte. Córdoba renació una vez más en Nuna Malta, una de las propuestas musicales más interesantes y creativas que vio nacer este suelo en los últimos tiempos. Conocelos en esta nota.

¿Cúando y cómo nace Nuna Malta?

En 2008 algunos de los que hoy formamos parte de Nuna Malta estábamos en una banda de reggae llamada Botánica. Por diferencias por la cuestión de las búsquedas musicales terminamos abandonando ese proyecto. Nosotros teníamos en la cabeza meter otras músicas en juego además del reggae, entonces a principios de 2009 armamos lo que hoy es Nuna Malta. La mayoría de nosotros nos conocíamos de Collegium, una escuela con orientación musical de Córdoba, y ya habíamos tocado juntos en algunas bandas que se armaban ahí, y el resto de los chicos habían formado parte de una banda de ska que se llamaba Taquepela. Después, por medio de otros compañeros del cole conocimos a Gonzalo (hoy cantante de Nuna Malta) y ahí empezamos con esta banda, a la que durante casi todo el 2009 fueron sumándose integrantes nuevos. A partir de ahí empezamos con la discusión de buscarle un nombre, y basándonos en las letras y otras cosas comenzamos a buscar alguna palabra en otro dialecto que nos represente. Nos gustó el quichua y entre varios nombres nos quedamos con Nuna (espíritu) Malta (joven o cachorro), que fue el nombre que más nos cuadró.

¿Por qué eligieron al reggae? ¿Qué los impulsó a fusionarlo con otros estilos?

En casi toda nuestra historia como banda hemos sido once músicos, más gente que está por fuera como nuestro sonidista y nuestro iluminador, que forman parte de la banda igual que nosotros. Nuna Malta se convirtió en un lugar donde cada uno comenzó a poner en juego sus inquietudes musicales, su experimentación y demás. La fusión tiene mucho de experimentación, de búsqueda y de ir probando cosas distintas, ahí fueron surgiendo nuestras ganas de usar elementos que nos parecían interesantes y que por ahí no habíamos escuchado antes. También, en cierta forma al reggae lo fuimos descubriendo juntos, en un momento particular de la banda nos influenció y nos flasheó mucho Cultura Profética. El reggae nos parece muy moldeable y permeable, podés hacer un reggae y arriba ponerle lo que vos quieras o hacer cualquier otra música y ponerle algún dejo de reggae. Tiene muchos recursos estilísticos, compositivos y musicales que hacen mucho a su personalidad, como la chacarera tiene una métrica particular, el reggae también la tiene, pero se puede moldear.

¿Cómo es la escena musical cordobesa?

Córdoba está viviendo un florecimiento artístico en general -y musical en particular- muy interesante. Hay muchas bandas, muchas propuestas  diferentes que van desde el indie, el jazz, el rock, el folclore, el reggae y un montón de estilos más. Hay muchas bandas de muy buena calidad, lo bueno que tiene Córdoba es que estamos todos muy interrelacionados y en contacto, así se facilitan muchas cosas como por ejemplo organizar fechas donde conviven bandas de estilos variados. Córdoba es muy ecléctica artísticamente.

Nuna Malta es una banda que se encuentra en una ciudad como Córdoba, con todo lo que eso significa desde el punto de vista histórico y, sobre todo, cultural ¿creen que les influye en algo el hecho de hacer música desde Córdoba en particular?

Lo cultural siempre nos atraviesa. Hace poco hablando entre nosotros nos dimos cuenta que acá en Córdoba es muy común la fusión, que es algo muy característico de las bandas de acá. Creemos que, sobre todo en el último tiempo, se ha ido formando una cultura cordobesa. Lamentablemente, después de la dictadura, Córdoba estuvo muchos años bastante inactiva musicalmente. Entonces tomó tiempo recuperar algunas cosas y volver a crear una identidad de la música cordobesa por fuera del cuarteto y el folclore, que son los géneros más fuertes que tiene Córdoba. Se ha vuelto parte de la identidad cordobesa el tema de la fusión, hay mucha investigación y mucho de mixturar cosas. En varias de las bandas y los amigos músicos que conocemos está esa concepción.

Acaban de lanzar “Espíritu Animal Joven”, su primer disco de estudio…

El disco se llama “Espíritu Animal Joven” porque queríamos que con el nombre se entendiera un poco el por qué de Nuna Malta. En vez que hacerlo homónimo aprovechamos para usar la traducción del nombre de la banda porque nos pareció que tiene que ver mucho que ver con el disco, que es esto del espíritu joven. Fue un trajín muy grosso porque empezamos a hacerlo hace mucho tiempo, hace más de dos años, y por todas las complicaciones que trae ser un músico independiente y autoproducirse se dio así. Por suerte teníamos a Lapa, que es quien se encargó de la técnica del disco y de la producción junto a nosotros, que siempre nos enseñó mucho y nos aportó para que todo saliera bien. Tuvimos por un lado esa suerte, pero por otro lado tuvimos la mala suerte de lo económico, que se nos complicaba por actividades de cada uno de nosotros. Cuando estudiás, laburás o tenés otras responsabilidades no es fácil decir “bueno, tomémonos tres meses para grabar”, las cosas se fueron haciendo como podíamos y a medida que aparecía la plata. Fue un poco de eso, tardamos dos años en hacerlo, pasó por varias localidades de las sierras de Córdoba: empezó en Unquillo, después pasó a Villa Allende y se terminó en Mendiolaza.

Noté que las líricas del disco hablan mucho sobre temas como la naturaleza, la cultura nativa, las generaciones ancestrales, lo autóctono por sobre lo foráneo. Cosas a las que uno, por lo general, no está acostumbrado a escuchar en el primer disco de una banda de reggae, tal vez porque suelen estar atadas a cierto discurso “dominante” del género…

Con respecto a eso, Gonzalo (cantante de la banda) es muy receloso de sus letras y de lo que él escribe, porque él lo escribe pero nosotros hacemos una interpretación de todo eso porque al fin y al cabo a veces compartimos muchos de esos momentos que lo inspiran. Escribe experiencias que comparte con gente o solo en distintas situaciones que, de la forma más sincera, plasma en las letras. Esas situaciones muchas veces están asociadas a esto de la naturaleza, a  la cercanía a las raíces y a valorar los momentos bellos de la vida. Sobre todo, el disco y las letras tienen mucha influencia de los paisajes de Córdoba, es un trabajo que habla bastante del lugar porque él tiene una relación muy fuerte con las sierras, con el monte, con el río. Las letras hablan de sus experiencias, que muchas veces se han convertido en las nuestras también.

 Cuando Gonzalo nos trajo la letra de “Fuego” la entendíamos, pero no terminábamos de entender la situación. Todo eso hasta que nos fuimos a Athos Pampa, que es un lugar donde Mambrú (Gonzalo) tiene una casa y ahí comprendimos que la letra hablaba de cómo es pasar una noche ahí, de cómo se ven las estrellas, de cómo se ve la galaxia, de cómo es estar en el frío cantando alrededor del fuego. Y en realidad el tema habla de lo importante que es ese fuego cuando no tenés otro reparo. Hay cosas que nacen de la preocupación por ver que no valoramos el entorno que tanto nos ha dado; en pensar cómo era, por ejemplo, el río Suquía hace cincuenta años, en pensar si tanto nos costaba cuidar eso que es tan importante, cosas que están en nuestras charlas y discusiones de todos los días.

Al escuchar el disco me sorprendí, porque noté que Nuna Malta tiene una identidad musical y lírica definida, cuando por lo general a muchas bandas les toma cierto tiempo encontrar una personalidad en el sonar y en el decir...

El disco marca un momento de la banda, que fue un momento bastante intenso de situaciones vividas y de búsquedas que emprendimos. Si bien nos cagamos a palos grabándolo, creemos que logramos un sonido bastante propio, pero por cómo son las vivencias de la banda hoy por hoy sentimos que estamos encontrando un sonido más consciente, porque quizás al otro lo encontramos, pero no fue una búsqueda como la que creemos que estamos haciendo ahora. Fue un disco en el que éramos muy chicos, muchos teníamos 16 o 17 años cuando se empezaron a hacer esas canciones y 18 o 19 cuando se empezaron a grabar. Aprendimos mucho tanto en el proceso de realización, como en el de grabación, y hoy por hoy estamos cambiando muchas cosas que vemos del disco. Nos vemos un poco verborrágicos, como que teníamos mucho para decir y muchas ganas de sacarnos las ganas de hacer todo de una vez. Ahora estamos disfrutando de esto, porque obviamente escuchamos el disco y nos gusta porque es una fotografía de un momento, algo que se logró y que está buenísimo, pero también somos muy críticos de nosotros mismos y siempre tenemos eso bajo observación para ir probando cosas nuevas.

¿Cómo se lleva la banda con la autogestión? ¿cuáles son sus experiencias en relación a eso?

Es arduo, es algo de lo que uno como músico no está preparado. Si vos tenés algo que mostrar tenés que aprender a hacer muchas cosas que están por fuera de la música, como hacer una gacetilla de prensa, cómo se hace la producción de un evento o estar atento a cuestiones legales como es el tema de los derechos de autor. Nos pasó de ponernos a pensar en el público, que lo queremos cuidar tanto desde la propuesta artística, hasta el hecho de conseguir un lugar donde esté cómodo, donde la pase bien y donde hasta su vida no esté en peligro. Entonces uno tiene que aprender un montón de cosas de las que hay que encargarse porque no hay nadie que lo haga por vos. Cuando sos independiente todo es un aprendizaje, toques en el lugar que toques, con las condiciones en las que estés. Acá en Córdoba pasa que la independencia genera mucho cooperativismo, para hacer cosas interesantes muchas veces nos tenemos que juntar de a varios y poner en juego diferentes opiniones y opciones, esas son las cosas lindas que tiene este forma de trabajar. Ser independiente tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, está relacionado al ensayo y al error, a compartir y a  charlar con otros que te cuentan cómo laburan y demás.

¿Qué significa Nuna Malta para sus integrantes?

Desde lo humano, Nuna Malta es una familia. Muchos de nosotros pasamos la mayor parte del tiempo juntos, porque estudiamos lo mismo o porque tenemos proyectos en común. Algunos de nosotros ya vivimos juntos. Para nosotros la banda se convirtió en una familia y la forma de operar que tenemos es la de una familia. Ponemos todo en discusión, nos gusta juntarnos a comer y charlar de lo que nos pasa como banda, de lo que hay que hacer a futuro, de cómo nos sentimos. Siempre que estamos todos nos hacemos la pregunta que nos acabás de hacer, y todos nos vemos en la obligación de hablar de lo que nos pasa, es algo que ha fortalecido mucho el vínculo y la sinceridad entre nosotros. Todo eso nos da la posibilidad de convertirnos en una entidad, somos muchos pero al mismo tiempo tratamos de ser identificables bajo el nombre de Nuna Malta, nos subimos al escenario en pos de la banda y nos juntamos a charlar por el proyecto. Entre nosotros, más allá de todas las diversidades que hay, siempre decimos que fue y sigue siendo una banda-escuela, porque somos tantos con tantas influencias y procesos de aprendizaje musicales diferentes que estamos todo el tiempo pasándonos data y haciéndonos escuchar cosas nuevas. En cierta forma Nuna Malta también es un proyecto de vida en el sentido que es una forma de vivir que nos gusta, que genera cosas que nos sientan bien. Sentimos que es una fuerza de trabajo en la cual cada uno pone una idea o un sueño que tuvo en el que probablemente todos nos copemos y hagamos lo imposible por llevarlo adelante. Se volvió una parte fundamental de nuestras vidas, para pasarla bien, para pasarla mal, para querernos y para putearnos (risas). La idea siempre es que todos nos sintamos satisfechos y realizados.

Nuna Malta - Revolución (acústico)

 

Más información sobre Nuna Malta en:

https://www.facebook.com/pages/Nuna-Malta/467801553233932

https://twitter.com/nunamalta

https://nunamalta.bandcamp.com/  (descarga gratuita del disco “Espíritu Animal Joven”)

Comentarios

Felicitaciones Santiago por la nota!! Como cordobesa no puedo dejar de desearles ÉXITOS al grupo

Increible nota tocayo!!! Gracias por el aguante!!