Nortec Collective, de Tijuana al Caribe

Por: Barsuk (Corresponsal en México)

En México el extremo norte es Tijuana, ciudad fronteriza más transitada del mundo, llena de mitos y ese folklore norteño algo excéntrico. Desde hace más de 15 años Nortec Collective, lidereado por Bostich+Fussible, consiguen mezclar esa música tan distintiva con electrónica y más fusiones. En esta ocasión la cita fue en el extremo sur de México, Playa del Carmen, en donde anteriormente los dos compositores encabezaron el Festival de Jazz Riviera Maya 2013.

En lo personal lo más interesante de este recital fue la variedad ritmos que nos pusieron a bailar por igual. La noche empezó con Dub Commander en el escenario, resiedente de Playa y pionero de la escena reggae en la Riviera Maya. Del reggae al dancehall, del dub al jungle comenzaban a encender al público.

En Playa del Carmen sucede algo extraño… comenzó siendo un pueblo de pescadores, el reggae en México entró por el Caribe, sin embargo en los últimos años la música electrónica como house y techno han acaparado escena, por no decir saturar y así como yo somos muchos los que ya estamos hartos de esto… De ahí nace “No Mas Punchis Punchis”, colectivo que busca precisamente dar nuevos aires musicales a la ciudad. Encabezado por Netza11, siguiente en el line up del recital.

Compartiendo escenario Dub Commander, Netza11 subió y continuó con la mezcla jamaicana, para cuando nos dimos cuenta que Dub Commander dejó el escenario ya estábamos escuchando un freestyle bastante bueno y fino. Funky, algo de cumbia y con mucho balkan y entre el ron y los metales ya la mayoría estábamos listos para el plato fuerte de la noche.

Finalmente Bostich+Fussible subieron al escenario. ¿Norteño con trance? No sé si eso existía antes pero era lo que salía de las grandes bocinas del Blue Parrot. Para este punto era inevitable no chocar con toda la gente bailando de lado a lado, de arriba abajo.

Mixes únicos de la noche, con más velocidad que de costumbre, era inevitable no hacer una pequeña pausa para recargar energías. Llegamos a la hora de los clásicos como “The Clap”  y la otra que es como un himno para los tijuanenses (además de la de Manu) “Tijuana Makes Me Happy)" por ahí de las 4:00 a.m. los locos dejaron el escenario, para que Omar Labastida, DJ local del Blue Parrot, siguiera la fiesta hasta el amanecer con el mar a unos cuantos pasos.