La boca del Lobo

Ésta es un entrevista inédita realizada a Hugo Lobo en 2006, luego del lanzamiento de Groovin´ High. En la charla, el joven trompetista y mentor de Dancing Mood opina sobre la escena nacional, recuerda sus comienzos en la música y adelanta los planes que tenía para Dancing en ese entonces. Además dispara: "Rubén Blades me parece más grosso que Bob Marley".
Por Federico Abella (Revista Stylo Reggae).

Lobo, ¿estás?
   Cuando llegaba a Villa Pueyrredón ya era tarde, faltaban quince minutos para la cita y seguía perdido. (Ésta es la verdadera ciudad de las diagonales).
   Finalmente llego, la dirección que tengo en el papelito arrugado es la misma que la que dice en la pared blanca. Toco el timbre... Atiende por el portero eléctrico: “Ya bajo”, avisa. Pero tarda... Ahí mi cabecita empieza a funcionar: “Le pasó algo”, “le cayó mal que llegara tarde”. Sí, soy medio paranoico...
   Se abre la puertita y Hugo, mucho más alto de lo que lo hacía, con la ropa deportiva que lo caracteriza y con una bolsita de basura que arroja al cesto, saluda con la mejor onda. “Pasen”, invita. 
   Ya en su departamento, noto que es fanático de la música: Pósters y flyers en las paredes, CD´s a morir, vinilos y el buen Soul que flota en el lugar lo delatan. Con una mirada de buen tipo que se le cae insiste en que me ponga cómodo. Me siento en la mesa del living-comedor mientras él prepara unos verdes en la cocina. Vuelve con la infusión guaraní y le doy unos sorbos... Entre mate y mate esto es lo que hablamos:
 

Contanos sobre tu último disco, Groovin´ High.
Estilísticamente viene igual a los otros 3, porque es el mismo ritmo. Cambió un poco la selección de temas quizá. Los compositores a los que versionamos cambiaron un poco. Hay más de temas de (Charlie) Parker, Bill Evans, Dave Brubeck, Jaco Pastorius... Más complicado para ejecutar y para versionar también. Son melodías un poquito más difíciles y a la hora de adaptarlas al Reggae o al Ska se complica un poco más, que es la idea igual.  Además de eso hay más temas con cuerdas. Lo veníamos intentando desde el segundo disco.
Leí en una nota, una declaración tuya en la que no creías que Dancing Mood pudiera sonar en las radios por no tener un cantante.
No, yo lo que siempre digo es que es una banda, quizá, atípica de todas las demás que hay. No está hecha para ser popular. Pero dentro de las limitaciones que tenemos, al ser una banda independiente, sí lo es.
En muchas radios suena su música como cortina. Es como algo subliminal que están mandando constantemente.
Yo de lo que hablo con la movida comercial y todo eso es lo que se dedican a hacer los medios y lo que se dedican a hacer las bandas también, que es tener pautas y que tu tema tenga rotación en las radios 5 veces por día. Eso depende de toda la guita que se ponga atrás. Está más que claro ¿No? Y hay un montón de bandas que dejan un montón de otros valores para eso. Es un manoseo total.
El hecho de hacer música ATP, ¿fue algo pautado de antemano o se dio espontáneamente?
No, fue pautado. Más allá de que es Ska más puro que las bandas de Ska, porque estrictamente hacemos Ska jamaiquino y Reggae.
Ska- Jazz...
En realidad el Ska viene de toda esa movida del Soul, del Rythm and blues, del Mento, del Calypso, Be bop, del Jazz. Siempre soñé con que el Ska lo escuche gente que no lo conoce, no los 50 que yo conozco. Eso le pasa a la mayoría de las bandas de Ska, no de Reggae, estoy hablando de Ska. El Reggae está de moda y lo escucha un montón de gente, que eso está buenísimo. Pero el Ska es otra movida.
¿Crees que el hecho de que el Reggae esté de moda le hace bien a la escena o la tira para atrás?
(Piensa) Y... Tiene un poco de todo, el Reggae siempre fue un movimiento grande. Siempre estuvo latente, pasa que era super under. Había 5 bandas antes. Alguien le vio la veta comercial y lo hizo masivo. Le hace bien por un lado y mal por el otro. Por el lado bueno es que la música, eso lo tengo super claro, es un marea que va y que viene, tarde o temprano va a bajar. Pero siempre después de eso queda un grueso, que es mayor al que había antes. Eso es el lado bueno. El lado malo es que se toma de una manera comercial muy zarpada. Para mí fue una falta de respeto total que en el Pepsi Music los Skatalites toquen antes que los Pericos. Son los que inventaron el género, antes que Marley.
Sí y su hijo cerró el Pepsi.
Sí, tuvo aceptación entre las minitas nada más. Por eso me parece una falta de respeto grosa culturalmente. El Reggae es masivo, pero Skatalites tocó el año pasado en el Armenia para 800 personas y en la Trastienda para 600 mientras los Wailers tocaron en Obras abierto para 25 mil personas, o en el Luna Park lo llenaron también. Entonces no se entiende mucho, es una movida comercial. Hacés Reggae, sos negro, sos lindo... Ok, Ziggy Marley. Los Skatalites tienen 75 años cada uno y pasan como por un tubo.
Yo recién pude ver a los Skatalites en el Pepsi. Y si bien fue de día, tuvo una magia eso...
¡¡¡Sííí!!! Y buen, pero estuvo bueno también que sea de día. Lo que digo es que después de eso, salen Los Pericos... Que todo bien, pero... es otra cosa... Obviamente que Los Pericos no tienen la culpa tampoco, estoy hablando de los empresarios. Yo ese día fui al show y te pongo un ejemplo clave: Uno de los capos de ahí me saluda y me dice: “Hola Hugo, ¿cómo va, ya tocaron?”,  “¿Cómo ´ya tocamos´?, no tocamos”, “¿Cómo no tocan?” Los chabones que organizan no saben ni quién toca... Ellos están en la oficina contando los billetes y les importa tres carajos quién toca, quién no toca.
¿Ustedes adoptaron esta cuestión autogestionaria para desligarse de eso?
Sí. Hacer un disco no tiene un costo mayor a cuatro o cinco pesos. Un disco terminado con tapa y todo. Andá a un disquería y pedí cualquier disco, sale de 25 pesos para arriba. Esos son los precios de los discos que están con compañía. De esos veinticinco pesos al músico le dan un peso  recién una vez cubierto todo. O sea que tenés que vender 45 mil discos para que te empiecen a dar un peso de cada disco. Y de costo tenés cuatro o cinco pesos siendo independiente. Si sos una empresa, te sale dos pesos por los convenios que tienen. El disco no lo podés tener vos, ellos son los dueños de tu master. Entregarse de esa manera no me parece conveniente para salir en la revista o en la tele. Y encima si tenés un contrato firmado y no funciona te cajonean ¡Es todo una mierda! Por eso siempre digo, más allá del Reggae y la música contestataria que hagan con todo eso atrás te lo tenés que meter en el orto.
En una nota que le hice al Pelado Rosati (cantante de Papas Ni Pidamos, ex baterista de Dancing Mood) él opinaba que hacía un tiempo había comenzado una especie de explosión Ska cuando salió Dancing. ¿Qué opinás sobre esto?
Estoy de acuerdo con el Pelado. No sé si explosión en cuanto al look y a gente que sea fanática del género. Sí creo que Dancing Mood hizo posible que se conozca el Ska jamaiquino, que acá no había tocado nadie y menos con tanta cantidad de integrantes.
¿El hecho de que los Skatalites hayan vuelto y que la gente los conozca es mérito de su trabajo?
Yo me siento totalmente participe de eso. En definitiva, ese fue el propósito por el que armé Dancing Mood. Skatalites son los padres y la influencia mayor de lo que hacemos. En los shows los temas más coreados son los que hacemos de Skatalites.
¿Cómo te influenció tu papá Rubén (baterista de Mercedes Sosa y León Gieco, entre otros) para que te inicies en la música?
Desde muy chico ya empecé a tocar la batería. A los cinco o seis años ya empecé a estudiar con él. También siempre lo acompañé a todos lados a grabaciones, he estado en la casa de Sandro y en un montón de lugares super grosos. Bizarros y grosos a la vez. Me empapé de eso y me re cabió el ambiente la movida de muy chico. De hecho empecé a tocar con una banda de barrio y la primera vez que me subí a un escenario tenía diez años con gente de 30. Tocábamos covers de Kiss...
¿Qué instrumento tocabas?
Tocaba la batería. Fui baterista hasta los 16 años. Después mi viejo escuchaba música las 24 horas del día. Cosas copadas: Earth, Wind and Fire; Chicago; Blood, Sweat and Tears; de todo. Big bands a pleno. El Soul y el Funk en casa sonaba a pleno, los Carpenters. Todo lo que yo terminé haciendo lo escucho desde muy chico. Después de grande lo aprendí a apreciar un poco más. La manera de manejarse también, en cuanto a las ideologías en el laburo con una banda y todo eso también lo saqué cien por ciento de él y todavía sigo aprendiendo de él.
¿Con cuántas bandas estás tocando actualmente?
Actualmente estoy con Dancing y con Mimi Maura fijo, con Turf estoy tocando cuando puedo y después con un montón de bandas conocidas grabando, no tocando en vivo.
Sesionista...
No, los sesionistas laburan solamente de ir a grabar y cobrar. Yo mezclo un poco de cada cosa, me gusta la música en general. Los sesionistas son como un chabón que labura en un banco, sin desmerecer. Yo no me dedico a eso, más allá de grabar con un montón de bandas, me tiene que gustar lo que voy a hacer, me tiene que copar con quién voy a grabar. Primero me tiene que caer bien y después veo.
¿Cómo es un día en la vida de Hugo Lobo?
Tengo un pibe (Ramón) así que me levanto no tan temprano, a las once de las mañana. Pasa que me acuesto muy tarde. Escucho música, estudio y casi siempre tengo alumnos y grabaciones, un ensayo. Estoy casi todo el día afuera, salvo hoy que es un día tranquilo. Con lo de la radio estoy bastante a full. Pero sí, componiendo, bah arreglando también para los discos y para los shows que vamos a hacer.
¿Los arreglos los pensás previamente en tu casa o con la banda en la sala?
Traigo todo resuelto en carpetas. Después hay que amoldarlo a la onda de cómo cada uno toque, pero el tema de pe a pa lo armo acá, siempre laburo así.
¿Cómo seleccionás los temas?
Primero me copo con el tema, escuchando bocha de veces. Después veo si se puede pasar métricamente al Ska o al Reggae, porque no toda la música se puede pasar. Según los espacios que tenga y los silencios que tenga cada melodía se puede hacer o no, es bastante complicado. Puede quedar muy boludo, puede quedar copado, según. El Folclore y el Tango son dos géneros casi imposibles de que queden lindos. Hay gente que los hace pero quedan medio feos.
¿Vos componés?
Sí, pero tocar temas propios no es el concepto de la banda que yo tengo. Estoy más copado con educar el oído de los pibes y que escuchen música que está medio olvidada. Disfruto mucho más ver a un pibe tarareando una melodía de Parker antes que una mía. Creo que es más difícil lograr que a la gente le guste esa música más rara.
Como el Jazz, que muchos la consideran música de viejos.
Claro, porque quienes la tocan no la saben interpretar.
¿Qué hace falta para ser un músico de Dancing Mood?
Primero, tiene que ser copado antes que nada. Ser músico va en segundo lugar. No ser fanático de sólo un género. La mayoría de los pibes que tocan en Dancing no escuchan solo Ska, escuchan de todo. Es raro que un músico no escuche música. Estoy hablando de músicos, no de gente que tenga bandas. Hay un error muy grande de las bandas de Reggae particularmente, que escuchan bandas de Reggae, sus influencias son de Reggae y a quiénes ellos escuchan, sus influencias no eran de Reggae porque no existía el Reggae. Bob Marley no escuchaba Reggae, los Skatalites no escuchaban Ska, porque no existía. Escuchaban otras cosas y las adaptaban a su estilo.
¿Cuándo soñaste con formar Dancing Mood?
Uno o dos años antes de armarla. Que era casi cuando había empezado a tocar, en el `98, `97. En esa época tocaba en Todos Tus Muertos, en Nuevas Raíces, Riddim. De ahí al toque se me ocurrió armar una banda de Ska porque veía que no había. Una banda tan grande y que haga ese género. Pero nadie me dio bola. Cuando empecé a contarles a todos los colegas con los que tocaba, inclusive mi viejo, me dijo “Vos estás re loco. ¿Otra vez con eso, con el Reggae, con el Ska vas a armar esto? No...” (Risas) Aparte hacer una banda tan grande. Ahí se me ocurrió, contra todos los pronósticos. Ensayé un mes, grabé un demo de toque y salimos a tocar.
¿Cómo era ese demo?
Eran dos temas que están en el primer disco y duran once minutos cada uno. (Risas) Así que en radios no lo pasaban en ningún lado. O por ahí lo pasaban un minuto y... (Silba un fade out) todavía no había empezado ni el primer solo.
¿Qué relación tenés con los músicos de Dancing, son amigos, se juntan a comer?
Nos vemos muy seguido, tocamos jueves, viernes, sábado y domingo hace 4 años. Además de eso, sí solemos juntarnos. Pasa que también cada uno tiene familia y tenemos que respetar los tiempos de cada uno. Terminamos siendo amigos, no es una condición ser amigo. A mí no me gusta mezclar para nada  la amistad con el arte.
¿Por qué?
Porque no tiene nada que ver. Me ha pasado con formaciones anteriores de Dancing que gente que no ha tenido que tocar porque a mí me pareció que así tenía que ser y que se mezcle eso. Nosotros lo que estamos haciendo es arte y lo otro es amistad. Que si se dan las dos cosas Ok, pero eso no tiene que ser un impedimento para ninguno de las dos otras cosas.
¿Dentro de tanta actividad,  cómo distribuís el tiempo con tu familia?
No, bien. Así como estamos ahora tengo tiempo, quizás tengo más tiempo que quien tiene un laburo de la mañana hasta las siete de la tarde, mucho más tiempo.
¿Tuviste alguna vez un laburo más tradicional?
Laburé de cartero. Después fui panfletero a full. Pero de cartero laburé un par de años.
¿Desde cuándo empezaste a vivir de la música?
Y...  desde los 17, 18 años. Siempre me dediqué a eso, pero se empezó a dar mejor a esa altura. Ahí pude tocar en bandas más grandes. El colegio lo dejé en segundo año para dedicarme a eso.
¿Tus amigos del colegio qué te decían?
Es que amigos del colegio no llegué a tener. Aparte en cuarto o quinto grado ya tocaba con chabones de 30 años, así que no tenía mucha relación con los pibes. Sí quizá me encuentro a dos o tres en los shows de Dancing después de más de diez años, que nunca más los vi y que los veo en los shows de Dancing, que les gusta el Ska. Pero nunca tuve constancia de tener amigos de la secundaria ni de la primaria, porque estaba en otra, con gente más grande ya tocando. Con un poco más de noche.
¿Sentís que aceleraste etapas o estás tranquilo con eso?
No, estoy tranquilo. Pero sí, siento que me perdí un par de cosas. Me perdí viajes de egresados, me perdí boliches, me perdí varias cosas. Pero gané un montón de otras.
En la vida hay que decidir...
Me perdí una bocha de cosas, hasta quizá de flacos comunes que a mi edad hablan de cosas que yo (cara de desorientado). También yo hablo de cosas que por ahí un pibe no entiende. Tiene eso.
¿Hay algún estilo en el que Dancing Mood no haya incursionado, que a vos te guste?
Le tengo unas ganas bárbaras al Folclore, porque me encanta. Pero métricamente es casi imposible. Se puede pasar a cuatro, a un tiempo binario, pero no sé si al Ska. Ya lo intenté y queda medio siome. Estoy laburando una versión de Adiós Nonino (Astor Piazzolla), que eso sí queda bien. Seguramente en el próximo disco lo meta con una orquesta mucho más grande.
¿Qué respuesta tiene la banda en el exterior?
Muy buena. Tuve la suerte de ir a un par de lugares con algunas bandas, llevar discos y encontrarme con que gente ya los tiene. La banda es muy respetada. Lo que sí, no podemos ir porque somos muchos y se asustan. Ahora vamos a Chile, salió una movida, pero medio por acá. Pero hay expectativa de gente que escribe, de gente que escucha, gracias a Internet y gracias a los MP3.
¿Qué opinión tenés sobre la piratería?
Estoy totalmente a favor, a full.
¿No les afecta a ustedes siendo independientes?
No, eso es una gran mentira de compañías discográficas. Todos los músicos que salen a decir: “No a la piratería”, hacen propaganda en la tele y esas cosas se lo mandan a decir las compañías ¿En qué lo perjudica al músico? Al revés, te escuchan en Japón, loco. Si vos no ganás nada con los discos con una compañía. Nosotros vendemos discos a full, a diez pesos y se vende. No es que la piratería nos caga. Pero hay un pibe de Holanda que se bajó el disco y mi dice: “Está buenísimo”. Inclusive esto de Chile es gracias a eso. Sino no hay otra manera.
¿Qué música estás escuchando últimamente?
Todo lo que sea la época de Motown me parece increíble, emocionante a full. También Leonard Bernstein es un capo que hizo el musical “West Side Story” o Henry Mancini es una música muy copada. Me estoy dando mucho con la Boston Pop, que es una orquesta que hace música de todas las películas. (Frank) Sinatra, Duke Ellington, Me doy con eso. Salsa a morir: Héctor Lavoe, Willie Colón, Rubén Blades. Rubén Blades me parece más grosso que Marley poéticamente. Yo no leo libros, escucho a Rubén Blades.
¿Y de acá?
Que me rompa la bocha, nada. Me rompía la bocha los Cadillacs. Hay compositores y bandas copadas, Riddim me gusta mucho. Lo que hace Vicentico también me gusta mucho. Creo que no perdió nada de todo lo que él tiene a la hora de componer.
Pasó lo mismo que con Dancing, con Vicentico. Abrió el espectro para toda clase de público.
De una. (León) Gieco también me gusta mucho, Kapanga me sorprende, porque tocan bien todos los estilos que hacen. Hay muchas bandas que mezclan muchos ritmos y todos como el orto. (Muchas risas)
¿Y de Jamaica?
Me gusta todo lo que sea de los setentas: John Holt, Delroy Wilson, los Gaylads, Ken Boothe, Skatalites. Toda la música en general de los ochenta para atriqui. Depués, para adelante no me gusta nada. Ni el Reggae. No me gusta el sonido, la cantidad de músicos. Escuchás cualquier cosa de ahí para atrás y te rompe la cabeza. Después se terminó imitando lo de antes.
 
 

PING PONG:
I-tal food o asado: Asado.
Ganja o tabaco: Las dos.
Vino o cerveza: Los dos.
Jazz o Ska: Las dos.
Jamaica o Argentina: Argentina.
Fútbol o música: Música.

 

7 Discos que te partieron la cabeza:
1) Stretching out (Skatalites): Es un disco en vivo. Fue la primera vez que escuché Skatalites. Tenía 11 o 12 años, antes de que toque la trompeta. Fue lo que me marcó la bocha para terminar haciendo lo que hice
2) Bares y fondas (Los Fabulosos Cadillacs): Me mostró el Ska.
3) Greatest Hits (Dionne Warwick con Burt Bacharach): Me partió la cabeza. Una gran influencia.
4) Un disco que no me acuerdo el nombre (Maynard Ferguson): Es un trompetista que también me rompió la cabeza.
5) Back in Black (AC/DC).
6) Exodus o Confrontation (Bob Marley)
7) Gold Collection (Carpenters)

 

 
Escuchá Hombre Lobo. Conducido y musicalizado por Hugo Lobo. Todos los miércoles de 21 a 24 por Radio Atómika (FM 106.1- www.radioatomika.com.ar)