Manu Chao

La Radiolina es el nuevo disco de Manu Chao y lo edita, tras su ruptura con una multinacional, con el sello Beacuse Music, una pequeña compañía propiedad de su amigo de los tiempos de Virgin Emmanuel de Buretel.

La historia de Manu Chao en solitario se resume en dos capítulos brillantísimos que fueron Próxima Estación Esperanza y Clandestino, dos genialidades propias, valga la redundancia, de un genio de la música que siempre ha ido por libre.

Son veintiún temas pero el álbum se escucha de una tacada y apetece volver a darle de nuevo al play una vez acabado. El minutaje de esas canciones es bastante corto, algunas son meras pinceladas, trasunto de haikus descriptores de denuncias, radiografías de un mundo convulso y alocado.

Da la impresión que La Radiolina es un disco hecho con pocos medios, como hecho en casa, pero a pesar de ser un proyecto personal lo han producido Mario Caldato Jr. (Raimundos, Beastie Boys) y Andrew Scheps (Mars Volta, Red Hot Chili Peppers), dos genios que han sacado brillo a unos temas de fusión total.

Rainin in paradise es el single que hemos conocido con adelanto al lanzamiento y en él se encuentra la esencia de la propuesta de Manu Chao: tres minutos y medio de crítica y denuncia de las atrocidades que sufre el planeta a ritmo de patchanka, con el sound system de Radio Bemba trabajando a pleno rendimiento.

Manu Chao recupera Me llaman calle, que compuso para la banda sonora de Princesas, de Fernando León de Aranoa, un tema que es de lo más interesante del compacto. Arrabalero y pegadizo como alguno de sus clásicos más conocidos a los que se une desde hoy como uno de los favoritos del público.

También hay rock medio punk en La Radiolina: The bleeding clown, conocida de los primeros tiempos de Mano Negra; reggae: Mundorevés; canción bohemia: A cosa, donde escuchamos la voz del desaparecido Tonino Carotone; ska punkarra que recuerda a su antigua banda: El hoyo, que ya se le escuchaba desde hace tiempo en sus directos.

Hay cinco temas extras que resumen el acervo musical de Manu Chao: el punk familiar de ¿Y ahora qué?, frase que aparece en la portada, cuya letra es una reflexión de voz alta; Mama cuchara, una cancioncilla amorosa que podría ser usada en un anuncio televisivo, lo mismo que Siberia, con Radio Bemba Soundsystem de apoyo; Soñe otro mundo es un reggae instrumental con base de guitarra acústica, cerrando Amalucada vida, con letra en portugués y un aire arrabalero.

Fuente: www.hipersonica.com

Por: Víctor Rodríguez