Lucky Dub fue asesinado

Uno de los grandes músicos del continente africano, Lucky Dube, murió asesinado el jueves por la noche en la ciudad de Johanesburgo durante un asalto. Recibió tres disparos que acabaron con su vida. Tenía 43 años. Había nacido en Ermelo, 1964, y fue una gran figura del reggae y uno de los mayores vendedores de discos de toda la historia de la música en Suráfrica.

Lucky Dube acababa de dejar a su hijo e hija en casa de unos familiares en Rosettenville, suburbio de Johanesburgo, y se disponía a arrancar el coche, cuando recibió tres impactos de bala durante un asalto. Gravemente herido, intentó conducir su Chrysler hasta chocar primero contra otro vehículo y finalmente contra un árbol. Tenía 43 años.

El presidente de Suráfrica, Thabo Mbeki, tuvo unas palabras de recuerdo para el músico y se ha hecho un llamamiento para que se le rinda un homenaje en la final del mundial de rugby que enfrentará hoy sábado a las selecciones de Suráfrica e Inglaterra.

Lucky Phillip Dube había nacido en una granja cercana a Ermelo, a unos 150 kilómetros de Johanesburgo, el 3 de agosto de 1964. Su madre Sarah le puso Lucky (Afortunado), porque su embarazo estuvo a punto de malograrse. El niño logró sobrevivir y ella, que ya pensaba no poder tener hijos tras varios intentos fallidos, lo consideró una bendición. Creció en la pobreza y en los duros tiempos del apartheid. Su padre los abandonó, y mientras su madre trabajaba en el servicio doméstico, en casas de familias blancas, él pasaba temporadas con su abuela.

Con unos amigos formó su primer grupo, The Skyway Band. Tenía 18 años y todavía iba a la escuela cuando montó con su primo Richard Siluma, una banda ya más seria llamada The Love Brothers.

Se convirtió en una figura del reggae en la década de los ochenta. Cuando firmó su contrato en 1982 para grabar sus primeros discos con la compañía Teal Records (que más tarde se transformaría en Gallo y a la que ha permanecido ligado hasta su muerte) era un cantante de mbaqanga, el estilo de música tradicional zulú con influencias de gospel practicado en los guetos.

Poco tardó en dejarse llevar por el reggae y cambiar de registro inspirado por Bob Marley y Peter Tosh -su voz recordaba en algunos momentos a la del jamaicano- y atraído por los mensajes de sus letras.

Canciones como Prisoner, Slave, Victims, Taxman o Together as one, en la que denunciaba la sinrazón del apartheid y abogaba por la unión de todos los surafricanos, son himnos de ese género jamaicano que muchos jóvenes en África han adoptado en los últimos lustros. Together as one fue la primera canción de un músico negro que se escuchó en una emisora de radio blanca en su país.

Lucky Dube hacía un tipo de reggae melódico que hablaba de los problemas sociales, las reivindicaciones de la población negra y de la grandeza de Dios. Grabó más de veinte discos -Rastas never die (1984), Think about the children (1986) o Slave (1987)- y recorrió los cinco continentes siempre con una banda poderosa. En julio de 2006 actuó en el festival La Mar de Músicas, en Cartagena, en una fantástica noche compartida con el marfileño Tiken Jah Fakoly, otro grande del reggae que se produce en África. En 1991 fue el primer surafricano invitado al popular Reggae Sunsplash Festival, que se celebra en la isla de Jamaica. Y sus conciertos en Suráfrica podían reunir fácilmente a más de 50.000 personas.

Fuente: Diario El País.

www.elpais.com