The Wailers: Catch a Fire en PelaGatos Selektah!

El 13 de abril se cumplieron 40 años del lanzamiento del último álbum que el rey del reggae grabó junto a Peter Tosh y Bunny Wailer. Las leyendas también merecen un homenaje en este PelaGatos de selección, con lo mejor de la cosecha…

 

Texto por Nahuel Messina/ nahuel@pelagatos.com.ar

Cuatro décadas atrás, la reconocida discográfica Island Records firmaba por primera vez contrato con unos jóvenes músicos oriundos de los barrios bajos de Kingston. El LP que nacería de esa unión lejos estaba de ser su primer trabajo de estudio, sin embargo sería aquel que los posicionaría como exponentes de un nuevo y revelador movimiento. A primera instancia, es cauto evitar hablar de estrellato, las ventas millonarias vendrían con el pasar de los años. Pronto, el nombre de esos tres negritos caribeños cobraría importancia, la historia de su isla también. Fue gracias a un disco, que Jamaica logró girar los ojos del "mundo” que le daba la espalda. En aquel pequeño y olvidado pedazo de tierra había vida y buena música. El reggae, con su ritmo extraño y a destiempo, fue el estilo que llevó la miseria de Trenchtown a nuevos y lejanos horizontes. Desde y por el Tercer Mundo, Bob Marley & The Wailers comenzarían a contar las vivencias del gueto a través de sus canciones.

Simbólico en todos los sentidos, Catch a Fire habla sobre la pobreza de Trenchtown, la historia del pueblo negro, el amor y un futuro de libertad, como también de la vida de sus músicos. Nueve impresionantes canciones son las que lo componen, de las que solo 400 years  y Stop that train fueron compuestas y cantadas por Peter Tosh, mientras que el resto pertenecen a la inspiración de Marley. Incluso la envoltura marca de alguna manera la presentación del reggae ante el público masivo. El retrato de un Bob desafiante, con un afro que comenzaba a enmarañarse y un porro gigante en la boca, muestra la iniciación espiritual de The Wailers en el rastafarismo, como también su posición frente a las reglas impuestas del sistema Babylon.

Las estrofas más sublimes son las que cobran un protagonismo clave en ambos lados del LP, en combinación con la inmensa carga expresiva impregnada por el riddim y las vocales. Todos los temas son perlas, sólo hay que dejarse llevar por la música. Si hubiera que armar un podio con tres canciones que concentren la esencia de Catch a Fire, Concrete jungle resultaría imprescindible. Con su textura gris y urbana, tiene una de las mejores descripciones de la opresión jamaiquina que uno puede escuchar en el reggae, además de un majestuoso solo en su final. 400 years tampoco podría faltar. Una cifra basta para explicar la raíz de los problemas del gueto: la maldita esclavitud y las consecuencias del presente. Por último, Stir it up es el tema diferente del álbum. Sencillamente alucinante y alucinógeno, invita a un viaje de ida pero no de vuelta para que el más puro bienestar se adueñe completamente de los sentidos.

Lado A

  1. Concrete Jungle
  2. Slave Driver
  3. 400 Years
  4. Stop That Train
  5. Baby We've Got a Date (Rock It Baby)

Lado B

  1. Stir It Up
  2. Kinky Reggae
  3. No More Trouble
  4. Midnight Ravers

Catch a Fire fue producido por el sello británico Island Records y grabado en los estudios Dynamic Sounds, Randy's y Harry J. de Kingston, y Island Studios de Hammersmith, Reino Unido.

Comentarios

wh0cd465951 <a href=http://buycialis2017.com/>cialis pharmacy</a>