La Vela Puerca, puro rock uruguayo en Capital

Luego de haber presentado a mediados de mayo “Piel y Hueso”, su disco doble, en Buenos Aires y Montevideo, y ya de regreso de la gira que los llevó a pasear por Europa (tocando en veinte shows por Austria, Suiza y  Alemania), el pasado 12 y 13 de septiembre se pegaron  una vuelta por Capital Federal, para festejar pidiendo "Documentos!!!" a su gente en el Teatro Flores. Estuvimos ahí, y te lo contamos con lujo de detalles...

 

Texto: Emmanuel Siffredi

Fotos: Michelle Germinario

Llegamos temprano... tanto que dudabamos con mi compañera si se iba a llenar, pero claro, un miércoles laboral se hacía difícil el tránsito por Rivadavia. No terminamos de pensar en eso, y casi en 15 minutos nos encontramos con un teatro repleto, abajo, arriba, en los costados... a donde mirabamos, veíamos el hociquito de la puerca.

Cuando parecía que se abría el telón para ver a la banda, salió Sebastián "Cebolla" Cebreiro para presentar a la banda soporte y anunciando que todos sus show en Capital iban a estar presedidos por bandas nuevas del palo. Así fue que Tazas Calvas, unos purretes sub 15, subieron al escenario para dejar una muy buena imágen frente a un respetuoso público, que los escuchó y los supo disfrutar.

Despedimos a estos muchachitos, que seguramente darán que hablar dentro de unos meses, y nos alistamos para recibir a la banda oriental. Faltando muy poco para las 21:30 de la noche, todo estaba preparado. La banda salió a escena y por fin la espera terminó...

Rompe la viola junto a la voz del Enano gritando "¡Todo bien!, ¡Todo está listo!". Aplausos, gritos, saltos y banderas agitándose. Los uruguayos abrieron con Sobre la sien, tema con el que empieza el disco 1 de "Piel y Hueso", siguiéndole Y así vivir y La teoría. Luego la Vela comenzó a mechar temas de su último disco con algunos clásicos, como Haciéndose pasar por luz, Colabore, Doble filo, Se le va, Sin palabras , El señor y, a cargo del cebolla, El borde; sin embargo, faltaría una canción más para terminar esta parte del show La sin razón en su version XL que en vivo agrega una parte mas instrumental, invitando a moverse y saltar lo mas alto posible.

Un corte de algunos minutos hizo que la banda se ausentara de escena, sabíamos que el momento de tranquilidad había llegado. Se prendieron las luces y vimos al Enano sentado, quien junto al tecladista Miguel Santillo, interpretaron de forma exquisita el El limbo. Luego fue el momento de las acústicas, cuando sonó Sé a dónde quiere ir y Para no verme más, a mi gusto de las canciones más bellas de El impulso.

Pero antes de que la sonrisa se les escape, burlándose de nosotros, el rock inundó nuevamente el lugar.De atar, Polidoro, Todo un Karma sonaron al taco. Paréntesis aparte para la performance que ya nos tiene acostumbrados Manolo (plomo, primer baterista y jefe de escenario) junto al Cebolla, cuando entonaron Sigo creyendo con potencia y gritos de "Despierten cheee!!!". Le siguieron Se despierta, el ritual de sentarse a  escuchar Mi Semilla no podía faltar en una verdadera noche velera , y luego la explosion en Llenos de magia, Por la ciudad, el clásico Zafar para que nunca olvidemos de donde vienen estos 8 amigos uruguayos, y Va a escampar nos fue llevando al final de este set list, que por nada del mundo se iba  a terminar sin El profeta y, por supuesto, el cierre

a cargo del Enano junto a sus voces amigas haciendo el fratenal "José Sabia" como para ponerle un moño a una noche perfecta.

Fueron casi 30 canciones de su último trabajo, mezcladas con  los clásicos de siempre,

esos temas que no pueden faltar. Sin dudas, estas presentaciones, más las dos que sumaron en el Teatro Vórterix el 18 y 19 de septiembre, dejan ver el presente de La Vela Puerca: sólido, abundante y en constante mutación.

Námaste!