Las Pelotas despertaron las diagonales frias de La Plata

La banda liderada por Germán Daffunchio presentó, su último trabajo discografico, Despierta en la ciudad de las diagonales.
Luego de tiempos muy duros con la separación y posterior fallecimiento de Alejandro Sokol. Las Pelotas editó el sucesor de Basta, Despierta. Y el pasado fin de semana lo presentó en la ciudad de La Plata, para ser más precisos en el recientemente inaugurado Teatro Opera.

El frio no opaco la noche, alrededor de las 21:30 hs las inmediaciones del lugar de a poco se iban llenando de peloteros. El tiempo transforma casi todo pero hay cosas que no están dispuestas a mutar, eso lo demostraron los fieles seguidores que con su edad cargada en la mochila estaban presentes una vez más, se vivía clima expectante en la Sala Opera, noté una mezcla de generaciones en el público que me hizo fundamentar una vez más que Las Pelotas va en un crecimiento desmedido, que no tiene techo.
Pasados pocos minutos de las 22hs, el show comenzó de la mano de Saben, corte difusión de Despierta. Continuaron con Basta, siguiendo bien al palo al ritmo del coreando; que es esto que esta pasando aquí la gente esta refugiándose, de Desaparecido, haciendo referencia a la desaparición de Julio López.
El momento de recordar al Bocha no tardo, y llegó; Ya no estas, uno de los temas más agitados de la noche. Recíen todo comenzaba pero ya se sentía muchas buenas energías tanto arriba, como abajo del escenario. Todo continuaba con Que podes dar, Pasillos y Pasajeros, que recientemente estreno video clip, y con su alto grado de emotividad hizo bajar los decibeles de los presentes.
Luego, apelando a la memoria sonó, No me Acompañes seguido de Siento luego Existo, fue ahí cuando presentaron otros dos temas de su nueva placa discografía; Nunca te jugaste y Personalmente, donde Germán se da vuelta y al grito de para vos, se lo dedica a Gabriela Martínez.
Alegría, sudor y agite, iban de la mano en esa noche, así llego el bloque del característico reggae pelotero a cargo de Solito vas, Transparente, Que estés sonriendo y rematando con un clásico; Hawái.

Era el momento ideal para sumarle más power a la noche y lo hicieron de la mano de Esperando el milagro y Nunca me des la espalda. Parecía que todo se llegaba a su fin, o es lo que amagaron a hacer los músicos al retirarse luego de hacer sonar Sueños de Mendigos.
Casi nadie atino a moverse de su lugar, y los pocos que lo hicieron fueron a recargar energías con cerveza de por medio. Daffunchio y compañía regresaron al escenario haciendo sonar dos grandes clásicos, Capitán América y Shine, la gente pedía más, no falto el tradicional himno pelotero “Vamos, vamos, vamos las pelo…”, era recta final del show y no podían irse si evocar a la mística de Sumo, el tema encargado de cerrar fue, El ojo blindado, a gente vibró e hizo el pogo más grande de la noche en forma de agradecimiento por otra excelente noche.
 
Crónica y fotos por: Katherin Gutierrez