Princesa Alika: diáfana e impetuosa

Una vez más la Princesa Boboashanti, tan reclamada por la audiencia, nos brindó un espectáculo en Niceto que sigue reflejando un camino siempre en alza. De la mano de los músicos de la Nueva Alianza, que suenan tan limpios como intensos, nos deleitaron y cautivaron con su reggae roots genuino.

Fuente: Jamming.com.ar

Nota por: Nicolas Iandoli
La antesala nos recibió bien temprano con los Señor Tenga, quienes sorprendieron a más de uno con su fresco reggae. Recién a las 23:22 -atrasadísimo- se abrió el telón para que podamos ver a los integrantes de la Nueva Alianza ubicados en sus lugares, mientras que la voz de la anfitriona preguntaba: “¿Están preparados…?”.

Saltito y, Noche de conciencia del disco Sin intermediarios, para saludar a su público, que le respondió con aplausos ensordecedores ante la sonrisa tímida pero desafiante de la rastawomen, “¿Qué es esto?”, preguntaba y cedía el micrófono -“Sonido Antiopresión”-, respondíamos desde abajo en el marco del segundo tema.

Luego, el que saltó al escenario para acoplarse a la banda fue Ciudadano, para -como en varias ocasiones- aportar su cuota de raga a Levántate y pelea y, juntos, exhortar a muchos a no torcer el brazo. Aplausos y flores que van y viene entre los cantantes, dando paso a Oye mi amiga, dedicado a todas las sistas, mueres que llevan su vida con alto respeto. Letra de la corista presente.

Después, Galang y Costumbre de matar, exponiendo su ideología de forma clara y concreta, para luego recomendar que No te pongas triste, estos dos últimos de su mejor obra Razón, Meditación, Acción; pero si Alika tiene algo para decir y sin restricciones, prendan los Encendedores para escuchar su mensaje: “Como le gustan los menores al obispo, como le gusta la cocaína al ministro. Esto es realidad, voy solo diciendo verdad, mira ellos son solo pura perversidad...”. Caiga quien caiga, la voz de esta mujer no se apaga.

Durante todo el show Alika dirigió a la banda con indicaciones en ingles, “low low”, repetía para bajar las revoluciones, le indicaba al Dj que tire los riddim o marcaba la “next tune”, y Los Rugidos de León comenzaban a retumbar en Niceto; apresurado llegó el Cuchu -proveniente de Flores, donde tocó con Resistencia Suburbana-. “Justito, con su tambor nyabinghi”, avisó Ali.

Nuevamente la cantante nos pone a prueba y nos pregunta retóricamente Para que darle fuerzas a quien quiere matarte, para que alimentar la mano de quien quiere aplastarte y nos advierte No le des fuerza a babilonia; también nos demuestra por que su carrera tiene valor agregado con Piden una explicación y una prueba de su triunfo es que su My Space es el más visitado de la Argentina, sin ningún sponsor y/o apoyo discográfico.

Pasaron exactamente 29 minutos de la medianoche y Alika nos canta, “Este local va a cerrar…”, entona Rayo de luz y presenta a los integrantes de la Nueva Alianza, saluda súbitamente mientras se pierde rápidamente por un costado. El telón se cierra lentamente y las luces se prenden anunciando que el show concluyó definitivamente.