Dread Mar I visito PelaGatos

La voz de la banda que más creció en los últimos cinco años visitó PelaGatos  y conoció personalmente al Gato.

Mariano Castro, conocido artísticamente como Dread Mar I, visitó el viernes pasado al equipo de PelaGatos. Durante el encuentro charló de la banda, de la nueva producción discográfica Amor-es, contó anécdotas de su infancia, confesó que le gustaría conocer Jamaica, deslumbró y emocionó con un acústico, y estuvo frente a frente con la estrella mimada del reggae: El Gato de PelaGatos.

Nota por: Agustina Heb
Después de un viaje agitado por el tráfico en las calles de Parque Avellaneda, Marian llegó al estudio. Recibió los aplausos, más que merecidos, de los conductores y de la producción, y, enseguida, respondió la seguidilla de preguntas. “No sólo escucho reggae, me veo obligado a escuchar lo que están pasando ahora, lo que siguen los chicos. Ahí está el futuro”, sostuvo tras conversar de la música que suena en las radios, en la actualidad.

La voz de la banda que creció sin límites desde 2005, tras el lanzamiento del primer trabajo, Jah guia, habló del último cd y resaltó que es el primero que sacó sólo, “sin compañía”. A diferencia del disco anterior (Hermanos), volcó en él canciones románticas, en vez de contenido social. “Fue todo un desafío”, resaltó convencido Dread, como también suelen llamarlo.

Dread Mar I es la banda que más conciertos realizó hasta el momento, con más de sesenta conciertos en menos de 8 meses, dejando en el camino las marcas del reggae roots y lover. “No puedo creer que ya tengamos fechas para tocar en el verano `09”, dijo el solista y, al respecto, agregó que para un cantante es muy gratificante vivir un momento de semejante satisfacción, ya que le da ganas de seguir adelante.

Influenciado por la cultura Rastafari, a Marian le gustaría conocer  Jamaica, pero está esperando el momento de que surga algún acontecimiento musical, como una grabación con alguna compañía de artistas de aquél país.

Tras un paso por su infancia, el cantante recordó que en su vida hubieron dos instantes que lo marcaron en su carrera musical: cuando tenía entre siete u ocho años, su padre le regaló un walkman, un cassette de Genesis y uno de Pink Floyd, bandas de reconocido peso. “Mi papá ya veía para dónde iba, tenía una visión muy especial”. Luego, a los 12 años, mientras ensayaba en el colegio una zamba para cantar en un acto, la maestra que tenía, con la que no tenía “onda”, le dijo frente a sus compañeros, agarrándole la cara como una madre a su hijo: “Así quiero que canten, como Mariano”.

Mariano Castro conoció por primera vez al Gato. Resulta significativo destacar el momento en que estuvieron cara a cara: se abrazaron, el gato se emocionó y mostró alguna que otra lágrima; le autografió una remera del programa dejando, como Maradona el famoso “10”, las garras. Conversaron hasta que Marian tocó y cantó para los oyentes dos temas, Lluvia, nubes, tristeza (perteneciente al último disco), y Otoño (Hermanos). Finalmente, se despidió muy agradecido por la invitación y le dejó un mensaje al público:”Estamos muy contentos de que la gente esté ahí, expectante”.

Videos: