Bob Marley Day 2008

El reggae nuestro de cada día

El público disfrutó las esquirlas de músicos de Marley y Peter Tosh. Se lucieron los locales Nonpalidece y Resistencia Suburbana.

Por:  Guillermo Zaccagnini

Fuente: Clarin.com
Argentina, paraíso de la necrofilia musical, es parada obligatoria de las bandas históricas que parodian su pasado. Porque si lo que quedó de The Doors vino, venció y volvió y The Wailers se convirtió en número puesto en muchos de los megafestival locales, el Bob Marley Day Festival es una apuesta ganada de antemano. El festival, en su tercera edición, no celebra el nacimiento de Marley (febrero), sino que se apoya en la muerte (mayo) del prócer jamaiquino, y necesita establecer vínculos con el "homenajeado" para cumplir con el desafío de tener lo más Marley que pueda haber. Así, The Fully Fullwood Band, encabezada por el alguna vez bajista de Peter Tosh, con Junior Marvin de invitado -guitarrista wailer-, fue el grupo encargado de oficiar de médium en un imaginario encuentro entre difuntos: Tosh Meets Marley, el viernes en un Luna Park repleto.

Existen dos tipos de consumidor criollo de reggae: el que escucha reggae y el que tiene un grandes éxitos de Bob Marley. Entonces el festival no usa a Marley, sino que no le queda otra opción al revelarse Bob como el único canal convocante. Y como el mento -símil calipso, abuelo del reggae- se convirtió en una pantomina simpática que apenas sobrevive frente al turista en Jamaica, Marley es embajador para el público all inclusive. "Mantengan el reggae vivo", pide George Fully Fullwood, y cuando la banda muestra temas no-Marley sólo recibe el baile bamboleante de cortesía. Hasta Legalize It, de Tosh -"vamos, canten que esta seguro la conocen"-, palidece en respuesta frente a la profanación de Three Little Birds o Stir It Up. La dinámica es así: las versiones de Tosh u otros quedan en manos de la Fully Fullwood, para los temas de Bob, Junior Marvin se cuelga la guitarra y canta. Cuando la Fully Fullwood enfría al público, Jawge Hughes, tecladista, corre al frente y se arrebata de raggamuffin y baile para volver todo a su cauce. Lo de Marvin nunca cae, no importa lo desalmado de sus versiones de este, sí, grandes éxitos en vivo.

Contrastando, Resistencia Suburbana y Nonpalidece, las bandas locales encargadas de preparar el terreno, mostraron por qué están en constante ascenso. Del reggae guitarrero, combativo y nasal del primero al roots de hamaca del segundo. Dentro del género, visiones personales que sí logran mantener vivo al reggae.