Contagia la fiebre Caligari a Monterrey

Por: Paulina Jiménez (Colaboradora invitada)
Fotografías de: Luis Ramírez
 
Los Caligaris comenzaron su gira mexicana "CuarteTour 2014" en Monterrey.

Llegaban los tan esperados conciertos de Caligaris en la ciudad de Monterrey, donde decenas de fans se prepararon con sus mejores ropas para la ocasión: playeras de la selección Argentina, narices de payaso, mantas y pósters adornaban la entrada del Escena, lugar donde se llevó a cabo ésta tercia de días a la Caligari; un día de convivencia y dos de concierto, algo que no se ve muy seguido en la ciudad.

El lunes, Dinamo (Originarios de Mallorca, España) y los locales, Melodycans, hicieron suyo el escenario, para mostrar su show completo de aproximadamente una hora cada uno. Antes de ello, los seguidores de Caligaris tuvieron su momento para estar en la convivencia, – como ya es costumbre- los integrantes de la banda hacen de ella algo muy ameno y especial. Sin orden ni seguridad, ellos estuvieron lado a lado con todos los que tuvieron la oportunidad de tomarse una foto o pedirles que les autografiaran artículos de la banda. Siempre sencillos y atentos a sus fans.

Eran las cuatro de la tarde del día martes y el sol quemaba algunas mejillas que esperaban con ansias el acceso al recinto donde verían por fin a los cordobeses en escena. Entre largas filas, camisas y playeras no oficiales de la banda, y risas, los asistentes esperaron fielmente hasta que se abrieran puertas (alrededor de las siete y media de la tarde). Entrando ya en lugar todos se toparon con el merchandise oficial de Caligaris, así como playeras de Dinamo, Melodycans, y algunos otros grupos de ska.

Abriendo la noche, Dinamo hizo bailar a todo el público con sus melodías, que hacen una mezcla perfecta del ska latino, juntando lo mejor de sus orígenes: Mallorca y Córdoba. En seguida de ellos, Melodycans, demostrando de que está hecho el rocksteady hecho en la ciudad de las montañas. 

La noche cerró con la ya anhelada participación de los Caligaris, quienes abrieron su primer show en Monterrey con “Cada vez”, seguido de “Tus besos”.

Nunca pueden faltar en un show de Caligaris los colores y las acrobacias, los globos y las narices de payaso que hacen de sus presentaciones algo únicas. En esta noche los asistentes estimados fueron de 800. El detalle del martes fue el cover que hicieron de Rigo Tovar, con el tema “Recordando a Monterrey”.

El miércoles, para la ciudad de Monterrey se veía venir el último día con los cordobeses. El clima fresco era perfecto para bailar hasta el cansancio. Esta vez, la noche la arrancó Melodycans; a ellos le siguió Dinamo. El estimado de la asistencia fue de 1,500 personas.

“Aquí están las reglas para estar en el escenario” – comentó el mánager de Caligaris. La hoja tenía instrucciones de cómo ver el show desde arriba del escenario, y las mismas indicaban que había que tener pelucas y narices de payaso puestas, bailar y saltar, tener alegría y sonrisas todo el tiempo, entre otros detalles que jamás había visto con otra banda y que son cuestiones que le brindan un clima distinto a sus presentaciones, ya que todo el staff, amigos y músicos, vestían sus atuendos de acuerdo al evento. 

Entre las canciones más coreadas de la noche estuvieron “3 amores” (donde los músicos lanzaron alfajores al público), “Quereme así”, “El Oasis” y “Mi estanciera y yo”. Los increíbles saltos de Martín en el escenario, la mini bici de Marcos, y la infalible aparición de Raúl Sencillez -quien dijo que esa noche no era Raúl, sino, Rigo Tovar- dieron pie al segundo tema que harían del músico, “El sirenito”, clásico musical muy querido por los regiomontanos. Los globos cayeron desde el techo para la gente, quien los agitaba en el aire al son de la música; las banderas y pancartas volaron por todos lados, mientras el show llegaba a su fin. No sin antes hacer, algo que no acostumbra la banda, presentar a cada uno de los músicos, quienes eran acompañados con fotografías de su niñez en la pantalla gigante que se encontraba al fondo del escenario.

Para hacer más memorable el encuentro, Caligaris interpretó la canción más esperada de la noche, la que es casi un himno para los seguidores de Caligaris: “Kilómetros”. No faltó mucho para que todos empezaran a quitarse las playeras y las extendieran al aire dando vueltas, como es tradición en esta canción. El climax de la noche había llegado. Con una manta enorme con la leyenda “GRACIAS MÉXICO” y los colores nacionales, Caligaris se despidió del eufórico público de Monterrey.