15 años de "Clandestino" de Manu Chao

Tapa de Clandestino 1998

Texto por Nahuel Messina/ nahuel@pelagatos.com.ar

Si hay algo que no existió, fue el vacío luego de la separación de la famosa topadora francesa. En 1995, Mano Negra se bajó de la cúspide, justamente cuando florecía la semilla que habían sembrado en Sudamérica. El éxito era un hecho, y una decena de bandas “mestizas” como Todos Tus Muertos en Argentina, Skank de Brasil o los mexicanos Tijuana No!, se encargaron de tapar semejante ausencia. Sin embargo, más allá del legado de sus herederos, resultaba imposible creer que nada podría resurgir de las cenizas. Para nuestra novedad, fue a principios de 1998 que apareció la noticia del primer proyecto solista de la cabeza creativa de Mano Negra. Manu Chao, junto a su hermano Antoine, regresaba al ruedo, llevando adelante la misma política que había caracterizado a su banda anterior. La licuadora de ritmos se encendía nuevamente, para crear un álbum sin igual.

 “Clandestino” llegó en junio al lugar donde más se identificaba: la calle. Compuesto por un flujo de 16 canciones que reciclan sonidos, enganchan efectos e imitan la frecuencia de una radio ilegal, el álbum adquiere una personalidad única al empaparse de la experiencia, de la locura y del sufrimiento de la vida en los márgenes urbanos. Tanto la rumba como el rock experimental, el flamenco y la electrónica, se mezclan bajo un mismo rasguño de guitarra. Es el reggae, el estilo que toma protagonismo por momentos, encargándose de suavizar o intensificar la simpleza de los versos que Manu entona.

“Clandestino” es un disco sin silencios. La división está marcada por el abrupto cambio de ritmo o de idioma, pero no por eso deja de ser un gran flujo que se vuelve natural con el repetir de las reproducciones. Las migraciones es uno de los temas principales, y así lo siente Manu, un parisino hijo de madre vasca y padre gallego. La primera canción, “Clandestino”, retoma esa cuestión en toda sus formas. La modernidad también es un sitio incómodo para el cantante y “Desaparecido” lo evidencia. En “Bongo Bong”, Manu retoma la letra de “King of Bongo”  de Mano Negra, para relatar la historia de un rey tercermundista perdido en las grandes ciudades; sin duda, una de las grandes joyas del disco, que se consuma en el siguiente “Je ne t'aime plus”. “Mentira” carga una insatisfacción inmensa, sentimiento leit motiv a lo largo del álbum. Con la desconfianza puesta en todo, el estribillo se repite sin cesar, mientras que una sucesión de grabaciones resignifican su sentido, enriqueciendo aún más todo lo que puede ofrecer la canción. “Por el suelo” es un reggae de pies a cabeza, un lamento de pueblo olvidado. Más adelante, descarado y sin pelos en la lengua, “Welcome to Tijuana” cuenta los excesos de la descontrolada fiesta mexicana, en el límite de la frontera con Estados Unidos. Otras canciones que tampoco tienen desperdicio son  “Malegria”, “El viento”, y “Mama call” y “La despedida”, que comparten el mismo sampler. Un disco recomendado para disfrutar de un inspiradísimo y maduro ex Mano Negra, que suaviza y reflexiona sobre aquella magia que comenzó en 1987. 

Lista de canciones

  1. Clandestino
  2. Desaparecido
  3. Bongo Bong
  4. Je Ne T'Aime Plus
  5. Mentira
  6. Lágrimas de oro
  7. Mama Call
  8. Luna y sol
  9. Por el suelo
  10. Welcome to Tijuana
  11. Día luna... Día pena
  12. Malegria
  13. La Vie a 2
  14. Minha Galera
  15. La despedida
  16. El viento

 

"Clandestino" fue lanzado en junio de 1998 por el sello "Virgin Records" y producido por Manu Chao y Renaud Letang. El disco fue grabado por Manu Chao en su propio estudio portátil durante su gira por Latinoamérica.

 

Comentarios

El disco del dolor, la denuncia, la verdad y la vida que continúa.

No lo podías definir mejor.