Calamaro y María

Calamaro
Redactado por Diego Hernán Juan.
 
Era el año ´78 y un joven y menor de edad Andrés Calamaro fue detenido junto a Beto Satragni y Pepe Luis, integrantes de Raìces, por tres policías; les quitaron un par de porros. En propias palabras El Salmón comenta “yo casi me cago encima”.
 
A los 17 ya consumía cannabis, pasión que duraría hasta la segunda década del siglo XXI. Andrés en aquellos años no fumaba otra cosa que no fuere prensado traído desde Juan Pedro Caballero en el hermano país de Brasil. Su primera compra fue de cinco pesos.
 
El famoso autor de “tengo un cohete en el pantalón” en 1994 en la celebración de los 112 años de la fundación de la Ciudad de La Plata frente a más de 100.000 personas esbozó una famosa frase que quedó en la historia: “me estoy sintiendo tan a gusto que me fumaría un porrito. No me digan que en 100.000 personas no hay algún habilitado”.
 
Alejandro Granillo Fernández consideró que Calamaro cometió un delito, el de apología del consumo de drogas. Días más tarde el abogado duhaldista presentó una denuncia penal desatando una “batalla” contra Calamaro que duraría más de once años.
 
En abril del 2005 el fiscal Carlos Dulau Dum consideró que la frase de Calamaro había sido “una expresión inadecuada para algunos, pero que el músico juzgo adecuada para calmar los ánimos. Es inconveniente pero no configura delito” por ende el absurdo fue demostrado y Andres dejó de ser perseguido.
 
Cabe destacar que en el Cosquín Rock del 2015 Andrés Calamaro en modo juguetón declaró ante una multitud mientras realizaba su presentación lo siguiente: “Que linda noche para fumarme un…” y un público cómplice a gritos respondió “¡porrito!”. Por esto mismo Aurelio García Elorrio, legislador cordobés, nuevamente denunció penalmente a AC. Esta vez la denuncia duró 72hs y no once años.
 
El porrito siempre cerca del corazón lo tuvo Andrés. Eso se plasma a continuación:
 
Morena con la piel de chocolate
No dejaremos de ser dos amantes (tú y yo)
Siempre te llevo guardada muy cerca del corazón,
Aunque digan que aquí no podemos hacerlo.
 
Nunca quise apurarte y que te quemes mal.
Mis dedos solo sirven para tocarte a ti.
Un beso, otro beso y la pena se va con el humo,
Y dicen que aquí no podemos hacerlo.
 
Extracto de “Aquí no podemos hacerlo”, tema reggae incluido en “Palabras más, palabras menos” de Los Rodriguez. El Salmón es autor de su lírica.
 
Desde el ´78 al 2015 Calamaro recuerda que se pasó tardes, noches, conversaciones, cartas, romances, todo en un estado fumado. El cantante deja en claro que por supuesto la marihuana puede ayudar a uno a quedarse sentado sin hacer nada o a comer una pizza pero que más importante es la dimensión de voluntad y concentración que la maría nos ofrece y que a su vez es un enchufe creativo con la música, la lectura, la contemplación.